Sábado 1 de Octubre pág.de inicio favoritos quienes somos asociados área restringida
    botonera
  ENVIAR
  IMPRIMIR
 Visitas 1945 
 Impresa
 Enviada

Apropiación indebida por utilización de tarjetas de empresa

Lunes, 2 de Febrero de 2015Vicente Cerezo Novejarque

Una reciente sentencia del Tribunal Supremo califica como apropiación indebida la utilización de la tarjeta de empresa para gastos particulares como la instalación de aire acondicionado en la vivienda del empleado.

El más elemental sentido común impone al titular de una tarjeta
de empresa excluir su utilización para gastos personales, que no puedan revestir la naturaleza de gastos de representación y que sean ajenos al ámbito de la empresa que la sufraga, sin necesidad de limitación expresa de quien haya autorizado su uso.- La calificación jurídica, como apropiación indebida o administración desleal, dependerá de las circunstancias específicas del hecho.- En el caso enjuiciado la utilización de una tarjeta de crédito de la empresa para el pago de gastos particulares, como la instalación de aire acondicionado en el domicilio de los acusados, se califica acertadamente por el Tribunal sentenciador como apropiación indebida y no como administración desleal, porque la distracción hacia el patrimonio privado de los fondos confiados al administrador para gastos de representación u otros relacionados con la empresa, se realizó con vocación de apropiación
permanente, como se deduce de la naturaleza del gasto y de la inexistencia de gestión alguna para liquidar o devolver los fondos destinados a usos manifiestamente ajenos a los que corresponden en
la práctica mercantil a una tarjeta de empresa.
Doctrina general sobre la apropiación indebida en su modalidad de distracción.- En el ámbito jurídico-penal apropiarse indebidamente de un bien no equivale necesariamente a convertirse ilícitamente en su dueño, sino a actuar ilícitamente sobre el bien, disponiendo del mismo como si fuese su dueño, prescindiendo con ello de las limitaciones establecidas en garantía de los legítimos intereses de quienes lo entregaron, aun cuando ello no significa que cualquier ilicitud civil cometida por el administrador no societario sea merecedora de sanción penal a través del delito de apropiación indebida, pues la distracción requiere una vocación de permanencia.


mapa del sitio contactar

aviso legal

Acceso Redactores