Miércoles 10 de Agosto pág.de inicio favoritos quienes somos asociados área restringida
    botonera
  ENVIAR
  IMPRIMIR
 Visitas 1887 
 Impresa
 Enviada

Los empresarios pueden comprobar el correo de sus empleados

Lunes, 15 de Febrero de 2016Vicente Cerezo Novejarque

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos, ha declarado que un empresario puede comprobar las comunicaciones de los empleados realizadas en horario de trabajo, si tiene sospechas de que se está haciendo un uso personal de las herramientas de trabajo

En 2007, el trabajador, que trabajaba como ingeniero encargado de ventas, creó una cuenta de Yahoo! Messenger, siguiendo instrucciones de la empresa para la que trabajaba, para responder a consultas y solicitudes de sus clientes. Posteriormente, en junio del mismo año, la empresa le informó de que sus comunicaciones habían sido monitorizadas durante varios días. Los registros y transcripciones revelaban que había usado esa cuenta para uso personal, concretamente, para hablar con su novia y con su hermano de asuntos personales, en contra de la normativa interna de la empresa, y unos días más tarde, fue despedido.


La Corte europea reconoce el derecho del empresario a asegurarse de que en horario de trabajo, los empleados cumplen con sus deberes profesionales, y considera que actuó dentro de sus facultades disciplinarias, al acceder a la cuenta de Yahoo! Messenger con la creencia de que la información en cuestión estaba relacionada con actividades profesionales, y por tanto, dicho acceso había sido legítimo.


Así mismo, el Tribunal de Estrasburgo considera que los Tribunales rumanos no dieron especial importancia al contenido de las comunicaciones personales monitorizadas y transcritas, sino que sencillamente las utilizaron como prueba en el proceso de la efectiva realización de la infracción disciplinaria del demandante en su puesto de trabajo.


La Corte europea llega a la conclusión de que las autoridades nacionales de Rumanía han logrado alcanzar un equilibrio justo, dentro de su margen de apreciación, entre el derecho del demandante al respeto a su vida privada y los intereses legítimos del empresario. Consecuentemente, no considera que haya habido una violación del artículo 8 de la Carta europea de Derechos Humanos



mapa del sitio contactar

aviso legal

Acceso Redactores