Sábado 1 de Octubre pág.de inicio favoritos quienes somos asociados área restringida
    botonera
  ENVIAR
  IMPRIMIR
 Visitas 2796 
 Impresa 72 
 Enviada

EQUIPOS DE PROTECCION INDIVIDUAL

Martes, 9 de Septiembre de 2003

Guía para la mejora de la gestión preventiva

   Existen multitud de puestos de trabajo en los que el desempeño normal de las funciones propias del mismo hace que, bien por el empleo de materiales intrínsecamente peligrosos o bien por una imposibilidad material de aislar el peligro, el trabajador entre en estrecho contacto con situaciones de riesgo. 

   El principio general de actuación preventiva establece que cuando no es posible eliminar ni minimizar de manera suficiente un riesgo, hemos de recurrir a protecciones colectivas, y sólo en último extremo está justificado acudir a protecciones individuales. No obstante, es preciso tener presente que su trascendencia para la prevención de riesgos laborales es de importancia crucial, en tanto está destinado a proteger al trabajador frente a riesgos con los que estaría de otra forma en contacto directo.

   Legalmente se define un equipo de protección individual (EPI) como cualquier equipo o dispositivo destinado a ser llevado o sujetado por el trabajador para que le proteja de uno o varios riesgos, y cualquier complemento o accesorio destinado al mismo fin.

   Características que definen un EPI:

  • No es un útil de trabajo, sino un elemento destinado únicamente para proteger al trabajador frente a un riesgo. Por lo tanto, no son EPI las herramientas y útiles de trabajo, aunque lleven algún elemento de protección.
  • Debe ser llevado o sujetado por el trabajador.
  • Es un elemento de protección para el trabajador que lo utiliza, no para productos o personas ajenas. Los complementos o accesorios necesarios para el correcto funcionamiento del EPI tienen también esta consideración.

OBLIGACIONES DEL EMPRESARIO

A) DETERMINAR CUÁNDO DEBE INTRODUCIRSE LA UTILIZACIÓN DE EPI COMO MEDIDA DE PROTECCIÓN FRENTE A UN RIESGO

   La evaluación de riesgos del puesto de trabajo será siempre el punto de partida, pues es la que nos indicará la necesidad de utilización de los EPI como medida de protección frente a los riesgos detectados y las características que éstos deben tener para garantizar su adecuación a dichos riesgos.

   Las medidas de protección pueden actuar sobre:

  • El punto donde se origina el riesgo
  • El medio por el cual se transmite
  • Los trabajadores expuestos

   La vigente normativa establece que "las medidas preventivas deben actuar preferentemente sobre el origen del riesgo y si ello es posible sobre el medio de transmisión, siendo preferibles aquellas medidas que permitan proteger al colectivo de trabajadores frente a la protección individual de cada trabajador expuesto". Por lo tanto, se deberá tener siempre en cuenta que los EPI son siempre la última posibilidad a considerar.

   Antes de decidir la utilización de un EPI com medida de protección frente a un riesgo, el empresario debe verificar que dicho riesgo no puede ser eliminado o controlado suficientemente mediante otras actuaciones de tipo técnico u organizativo.

B) SELECCIÓN Y ADQUISICIÓN DE LOS EPI A UTILIZAR

   Una vez que se ha tomado la decisión de utilizar protección individual en un puesto concreto se procederá a determinar las características que deben reunir para que protejan adecuadamente frente a los riesgos detectados.

Proceso a seguir para seleccionar un EPI:

  • Análisis o evaluación de los riesgos que no pueden evitarse o reducirse suficientemente por otros medios
  • Determinar las características que debe reunir el EPI para garantizar su función respecto a los riesgos evaluados
  • Comparar las características de los EPI disponibles en el mercado con las requeridas:

          - Responde a las condiciones existentes en el lugar de trabajo

          - Responde a las características específicas del trabajador al que va destinado

          - Cumple la normativa que le sea aplicable

  • Elección del equipo

 

   Para determinar las características técnicas que deben reunir los EPI será necesario:

  1. Identificar exactamente el peligro existente, el elemento causante del mismo y la forma en que se transmite
  2. Determinar las partes del cuerpo que es necesario proteger
  3. A fin de prevenir que el propio EPI pueda generar nuevos peligros o molestias es necesario considerar el tiempo de exposición (el tiempo durante el que será necesaria la utilización del EPI) y las condiciones del lugar en el que se desarrolla el trabajo (temperatura, humedad), las cuales podrán aconsejar que el EPI reuna una serie de características adicionales.

   Como ya se ha comentado, esta información se obtendrá partiendo de la evaluación de riesgos del puesto de trabajo.

   Una vez determinados los EPI que cumplen con los requisitos técnicos necesarios, se deberá optar por los que mejor se adapten a las características personales del trabajador, para ello es necesario que el usuario participe en la elección. Particularmente, se tendrá en cuenta que no ocasione reducciones importantes en las facultades del trabajador y que se adapte a su anatomía. Además, se deberán tener en cuenta posibles problemas derivados del estado de salud del usuario.

   Previamente a la adquisición de un EPI, se debe tener en cuenta que todos los comercializados en Europa deben cumplir los requisitos establecidos en el R.D. 1407/92, y siempre deberá disponer tanto de Marcado CE como de Folleto Informativo.

c) ELABORACIÓN DE UN ARCHIVO DOCUMENTAL DE EPI

   Para facilitar el control sobre el mantenimiento y las reposiciones a efectuar es conveniente llevar un archivo de los EPI en el que se recojan datos como nº de serie y datos del distribuidor, fecha de adquisición, operaciones de mantenimiento, vida útil o fecha de reposición.

D) IMPLANTAR LA UTILIZACIÓN DEL EQUIPO

   La correcta introducción del uso de EPI en el puesto de trabajo requiere:

* Verificar en el propio puesto de trabajo:

  • El correcto funcionamiento
  • La adecuación al trabajador
  • La eficacia frente a los riesgos
  • En caso de ser varios los EPI, comprobar su acoplamiento y eficacia conjunta

* Organizar las operaciones:

  • Almacenamiento
  • Mantenimiento y reparación
  • Limpieza y desinfección
  • Reposición

* Informar al trabajador sobre:

  • Los riesgos para los que esta destinado cada EPI suministrado
  • La obligatoriedad de su utilización conforme a las instrucciones recibidas
  • La obligatoriedad de informar de cualquier anomalía o defecto observado en el EPI que pueda suponer pérdida de su eficacia.
  • El modo en que se realizará el almacenamiento, mantenimiento y limpieza del EPI

* Proporcionar formación adecuada y comprensible para el trabajador, preferentemente por escrito, acerca de:

  • Cuándo debe utilizarse
  • Cómo debe utilizarse, incluyendo cuando sean necesarias sesiones prácticas de entrenamiento
  • Consecuencias que se pueden derivar de la no utilización o de su empleo incorrecto

El folleto de instrucciones del fabricante deberá estar siempre a disposición del trabajador.

   Es conveniente documentar la entrega del EPI al trabajador mediante un documento en el que conste el recibí del trabajador.

CONSIDERACIONES FINALES

PARTICIPACIÓN DE LOS TRABAJADORES

   La Ley de Prevención de Riesgos Laborales establece la obligatoriedad de consulta a los trabajadores previamente a la adopción de decisiones que afecten a la seguridad y salud. Dicha consulta se realizará a través de los delegados de prevención cuando éstos existan.

   La participación de los trabajadores es un punto necesario para que la implantación efectiva de los EPI se lleve a cabo con éxito.

   Una posible vía de participación es desarrollar la toma de decisiones y el control de las actuaciones relativas a la gestión de los EPI mediante grupos de trabajo en los que intervengan Delegados de prevención, Personal de Producción (departamentos técnicos) y Servicio de Prevención (trabajadores designados).

ESTABLECIMIENTO DE CONTROLES PERIÓDICOS

   Se recomienda establecer un sistema de revisiones periódicas a fin de verificar la efectiva utilización de los EPI por parte de los trabajadores y la eficacia protectora de los mismos frente a los riesgos existentes.

   Los resultados de dichos controles, así como la existencia de posibles accidentes o incidentes en los puestos implicados nos indicarán la necesidad de incidir o reconsiderar alguna de las actuaciones adoptadas.

 

   El trabajado seguro exige la actuación coordinada por parte del empresario y los trabajadores. Son múltiples los factores que intervienen en un adecuado diseño de los puestos de trabajo y, en términos generales, es posible acercarse a un entorno de trabajo sin riesgos.

 

 

 

 


mapa del sitio contactar

aviso legal

Acceso Redactores